Nuevas refutaciones sofísticas (II)

Falacias del argumento de autoridad.

“Autoridad. (Del
lat. auctorĭtas, -ātis). f. Poder que gobierna o ejerce el mando, de hecho o de
derecho. || 2. Potestad, facultad, legitimidad. || 3. Prestigio y crédito que
se reconoce a una persona o institución por su legitimidad o por su calidad y
competencia en alguna materia. || 4. Persona que ejerce o posee cualquier clase
de autoridad. || 5. Solemnidad, aparato. || 6. Texto, expresión o conjunto de
expresiones de un libro o escrito, que se citan o alegan en apoyo de lo que se
dice…” (DRAE)

 

La autoridad como poder político o dominio, como ejercicio
del mando (por vías de facto o de acuerdo) de uno (o unos pocos) sobre la gran
mayoría es un asunto analizado por filósofos, sociólogos, antropólogos, etc.
Pierre Clastres rastreó en vano el surgimiento del “poder separado” en comunidades
amazónicas (sin Estado ni acumulación de propiedad). En su Discurso sobre la servidumbre voluntaria, Étienne de La Boétie
afirmaba que lo sorprendente no era ¿cómo es posible que ‘uno’, el monarca, domine
al resto?, sino ¿por qué el resto le obedece? Los freudo-marxistas de la
Escuela de Fráncfort, asombrados porque el admirable pueblo alemán hubiese
podido elegir democráticamente a Hitler y abrazado el nazismo, escribieron una
teoría sobre la “personalidad autoritaria”. (Entiendo la personalidad
autoritaria como la actitud del que cree, con fe de gallina ciega, en la necesidad
y bondad del gallinero piramidal del poder establecido. Su fe se resume en la
máxima: “agachar la cabeza ante el que está arriba, y patear y cagar al que
está debajo”. Los ejemplos pululan y aletean).

El hombre de poder -chamán, sacerdote, estratega, político,
burócrata, tecnócrata o acaudalado- usará la palabra y el razonamiento para
ejercer su poder. De allí que el uso de la palabra autorizada siempre tenga
este carácter de ejercicio político.

Por los complejos procesos de la psicología de las masas,
los subordinados dotan de carisma al sujeto que materializa su “ideal del yo”. Es
parte de lo que los antiguos retóricos llamaban el ethos del orador, el prestigio que precede y rodea al que ejerce la
palabra. Por derivación, gozarán de autoridad los que dominan un campo del
conocimiento y del discurso, y los textos mismos en los que se expresan. Por la
inercia de la mente humana y el ejercicio del poder-separado, las palabras se
hacen dogmas y los libros se vuelven sagrados e infalibles.

El argumento de autoridad aparece como legítimo mientras la
autoridad no es cuestionada, vista como errónea o irrelevante, o no se le opone
otra autoridad que reclama mayor legitimidad. El cuestionamiento de un
argumento de autoridad es la expresión lingüística de la crítica de la
autoridad fáctica que lo fundamenta. Ese cuestionamiento muestra que tal
argumento de autoridad es una falacia, un uso abusivo o irrelevante del recurso
lingüístico a la autoridad.

La teoría pragma-dialéctica * permite señalar al menos siete
variantes del argumento de autoridad (incluyendo las que se valen de una
supuesta autoridad del punto de vista de una mayoría, llamado argumentum ad populum):

I. Violaciones de la regla 1, Regla de Libertad (Los participantes no deben
obstaculizar la expresión o el cuestionamiento de los puntos de vista)

1. a- Prohibir la expresión de puntos de vista (Argumentum
ad baculum: Presionar a la parte contraria amenazándola con sanciones)

Ejemplos (con argumento implícito):

– “Con lo que se está empezando a conocer sobre el
gigantesco soborno con el que el Gobierno hizo aprobar la reelección, la frase
de Uribe: “el gobierno persuade y no compra conciencias” se constituye en otra
de sus leguleyadas –en las que es experto- y además en una descarada mentira.
Si, ahora ya sabemos cómo “persuade” el régimen a los congresistas esquivos. No
es con discursos, ni con argumentos. La dialéctica oficial es con puestos y,
además, con dinero en efectivo, según la escandalosa revelación de Yidis
Medina…” (Ramiro Bejarano, El Espectador, 04-05-08).

– “El gobierno moribundo y espurio sigue dando muestra del
desespero en que se encuentra, poniendo en evidencia cada vez más su peligrosidad
frente a quienes lo denunciamos y criticamos
” (Felipe Zuleta Lleras, El
Espectador, 04-05-2008).

1. b. Declarar sacrosantos o intocables a ciertos puntos de
vista. (Es el caso común de los dogmas religiosos, políticos o ideológicos. V.
gr.: el machismo, el racismo, el nacionalismo, el etnocentrismo y la “política
del gallinero”)

II. Violaciones
de la regla 2, Regla de la carga de la prueba (
La parte que ha avanzado un punto de vista está
obligada a defenderla si la otra parte se lo pide)
:

Argumentum ad verecundiam 2: Evadir el peso de la prueba
dando una garantía personal de la corrección del punto de vista.

Ejemplo:

“El Presidente demostrará que tenía la razón. Le creo porque
lo conozco, sé cómo actúa y porque he estado a su lado seis años” (André Felipe
Arias, El Espectador, 04-05-2008)

III. Violaciones
de la regla 4, Regla de la Relevancia (
Una parte no puede defender su punto de vista
sino avanzando una argumentación relativa a dicho punto de vista.)

Falacia: El punto de vista no se defiende por medio de una
argumentación, sino empleando medios de persuasión no argumentativos:

a. – Manipulando las emociones de la audiencia (Argumentum ad populum.2)

Ejemplo:
“Él (El Señor Presidente) se sintió muy violentado en su patrimonio moral
cuando se dijo que había llamado a preguntar a la Corte por el caso de Mario
Uribe”
(André Felipe Arias, El Espectador, 04-05-2008)

b. – Enumerando las cualidades propias. (Argumentum ad verecundiam3, como falacia
ética)

Ejemplo (con argumento indirecto implícito):

“Peor la babosa e insolente declaración del adormilado
ministro Holguín a La W, según la cual, el Presidente requiere que la Corte le
explique por qué con testimonios de delincuentes se está judicializando a personas
de “tanta alcurnia”.
Claro, ahora Rocío Arias, cuando acusa a la presidenta
del Senado, sí es delincuente; antes era consentida de Palacio.” (Ramiro
Bejarano, El Espectador, 18-04-08)

IV. Violaciones de la regla 7, Regla del esquema de la
argumentación (Una parte no
debe considerar que un punto de vista ha sido defendido de manera concluyente
si esta defensa no ha sido conducida según un esquema argumentativo adecuado y
correctamente aplicado.)

7. 1.
Argumentum ad populum1 (falacia populista) (variante del argumentum ad
verecundiam1):
Usar
un esquema argumentativo inapropiado (sintomático), presentando el punto de
vista como correcto porque todo el mundo piensa que es correcto.

Ejemplo (con argumento implícito):

“El
gobierno logra así el tan manido consenso social y político. Nadie puede negarlo:
aparece en las encuestas y las encuestas aparecen en internet y lo que allí no
aparezca, no existe”. (Alfredo Molano, El Espectador, 04-05-2008)

7.2.1. Argumentum
ad verecundiam 1: Usar un esquema argumentativo inapropiado (sintomático),
presentando el punto de vista como correcto porque una autoridad dice que es
correcto.

Ejemplos:

Hay
falacia cuando se trata de apoyar una propuesta política (o un personaje
político) mostrando que es aceptada por un deportista, un cantante o un
literato. O si decidiéramos cerrar foros, facultades de humanidades y programas
de opinión porque Miguel Bosé dijo que había que “dejar de querer arreglar el
mundo con palabras, y actuar” (Querido Miguel: su mercé lo sabe, pero lo
recuerdo para los que entienden a medias: si el verbo sin acción es vacío, la
acción sin verbo es ciega).

 

*F.
van Eemeren y R. Grootendorst (1992): ARGUMENTACIÓN, COMUNICACIÓN Y FALACIAS
(Una perspectiva pragma-dialéctica), Trad. de Celso López y Ana María Vicuña,
Ediciones Universidad Católica de Chile, 2002.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s