Derecho a morir

Derecho a morir dignamente

 

Se le permitió descansar a Eluana Englaro, la mujer italiana
de 38 años que llevaba 17 en coma vegetativo. La decisión de la familia y los
médicos alborota el cotorro de almas buenas, curas y monjas.

El argumento es que sólo Dios puede disponer de la vida, él
la da, él la quita. Lo que vale para el creyente, pero no así para el ateo, ni
para el que va a la guerra a matar o morir, ni para el que mata en defensa
propia, ni para el suicida.

Yo acepto el argumento que dice que una vida indigna no vale
la pena de ser vivida (es decir, no se trata de defender la vida a secas, se trata de defender una vida gigna).  Y no es vida digna la del enfermo en estado vegetativo, ni la
del enfermo terminal, ni la posible vida del feto con malformaciones, ni la del de
la niña violada, ni la del que ya no le encuentra sentido al vivir.

Y si no fuimos consultados para entrar a este mundo, deberíamos
tener, al menos, el derecho a despedirnos de él cuando lo queramos.

Mucho del sentimiento de rechazo a la muerte de
Eluana está en el impacto de las fotos donde la vemos en la flor de la
juventud, bella y feliz. No nos muestran las fotos del vegetal que llegó a ser
los 17 últimos años de su vida.

………………….

Felicitaciones a los periodistas en su día. Por si alguno
lee este blog.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s