La repetición de la repetidera

La repetición cansa

Buscamos repetir las
experiencias que nos produjeron placer. Es el mecanismo que los sicólogos
llaman compulsión de repetición, y que explica desde los comportamientos
viciosos hasta el gusto por la vieja música o los viejos relatos. No nos
cansamos de oír nuestros discos favoritos y los niños piden que se les repita el cuento que ya saben
de memoria.

Pero hay siempre el fenómeno contrario: la
repetición cansa. Se deshace el embrujo del placer y empieza el sentimiento de jartera. Sucede con las comidas, con la
música, con la publicidad y hasta con los noticieros. Así, más de un colombiano
ya está mamado de escuchar el
estribillo: “Oye bonita, cuando me estás
mirando
…” (a propósito, sólo un adolescente o un egocéntrico siente tanto
placer porque ella lo está mirando). Y qué tal la divisa uribista: “trabajar,
trabajar y trabajar”, que a uno le hace pensar en el comienzo de un poema
italiano: “Laborare stanca” (Trabajar
cansa).

Me referí en otra entrada de este blog al
efecto de mamera que produce la
repetición de las campañas publicitarias. Y no es sólo que uno prefiera apagar
el radio cuando empieza a hablar la niña de “la mata que mata” (cuya falsedad y
estupidez ya ha sido blanco de columnistas como Molano y Caballero), sino que
también los buenos comerciales, a fuerza de repetición cansan.

Pero quiero referirme a la repetición en los
noticieros. Hubo una época en la que sólo teníamos un noticiero televisivo, el
de las 7 p.m. Luego vino la programación de 12 y hasta 24 horas continuas y con
ella los noticieros de las 9 o 10 p.m., del mediodía y de la mañana. Debe ser
muy difícil tener material periodístico actualizado y variado para cada
emisión, pero los que somos adictos a ver noticieros terminamos mamados de ver
cómo se repiten las mismas noticias por 24 horas o más (a menos que suceda algo
extraordinario en los espacios intermedios).

El que mira sólo un noticiero al día no tiene
problemas. Pero el televicioso adicto a la actualidad termina hastiado. Al
principio me gustaba ver los noticieros de la mañana, o escucharlos mientras me
bañaba o preparaba el desayuno. Pero pronto me pareció bobada volver a escuchar
las mismas noticias que se habían repetido todo el día anterior. (En Caracol TV
tienen un programa de variedades que inicia muy temprano, y en el que uno puede
escuchar a una sexóloga brasilera hablando de sexo sin tapujos; mientras que
las señoras deben estar empacando la lonchera para los críos que van al colegio
y el señor debe estar ojeando la prensa y programando el día de trabajo; en
cambio, su mejor programa de opinión, El Radar, lo han pasado para las 11:30
p.m.).

El mal no es sólo nuestro. Más difícil les toca
a las cadenas que emiten noticias todo el día: CNN, Telesur; Cablenoticias;
pero estas se las han arreglado para intercalar programas de salud, familiares
o culturales para salvarnos del tedio. Resulta muy interesante comparar como un
mismo evento noticioso es interpretado por los redactores de cada uno de estas
cadenas (a las que se podrían sumar la TV española, la DW alemana y la francesa
TV5; las que nos llegan de otros países de centro y sur América son casi tan
malas o peores que las colombianas).

El mal no parece tener remedio. A menos que uno
opte por la cura radical de su manía noticiosa y decida hacer dieta o ayuno
total de noticieros. Pero creo que, en pago a nuestra fidelidad, los
programadores de TV podrían hacer algún esfuerzo por diversificar el contenido
de las noticias. Podrían, tal vez, hacer franjas noticiosas temáticas. Por ejemplo,
en la mañana: salud y familia, al mediodía: actualidad política nacional e
internacional; a las 7 p.m.: entretenimiento y tecnología, y a las 9 p.m.:
análisis y opinión.

—-

Coletilla: qué cansón el recurso de Caracol TV
de hacer que las presentadoras introduzcan las noticias con preguntas a los
reporteros, al parecer, para dar la sensación de interactividad. Las preguntas
suenan artificiales o superficiales. Y si a eso se suma el pésimo manejo del
lenguaje que exhiben los reporteros cuando tienen que improvisar, el resultado
es catastrófico.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s