Elogio del control remoto

Elogio del control remoto

Queriendo hacer esta nota
realicé una pequeña pesquisa sobre por quién y cuándo se inventó el control
remoto. Encontré datos sorprendentes: el primer control remoto, o mando a
distancia, lo creó en 1893 Nikola Tesla (1856-1943), un croata maravilloso que
patentó más de mil inventos. El invento es descrito en su patente número
613809, titulada: Método de un aparato
para el mecanismo de control de vehículo o vehículos en movimiento
. Se
cuenta que “en septiembre de 1898 Tesla sorprendió al público asistente a la
Exhibición Eléctrica llevada a cabo en el Madison Square Garden de Nueva York,
al presentar el primer bote del mundo conducido por control remoto, usando su
sistema “Teleautomático” o “potenciado-a-mente”. (…) Su meta era
vender un submarino operado de manera similar para que la Armada de los Estados
Unidos lo utilizara en su guerra contra España. Tesla se oponía a la guerra y
creía que su invento ahorraría muchas muertes innecesarias. La Armada no se
mostró interesada.” (Nikola Tesla: Un Científico Sabio, Hugo Muleta en
Monografias.com).
[1]

Dando un salto histórico de 50 años encontramos que el
primer artilugio diseñado para controlar remotamente una televisión fue
desarrollado por Zenith Radio a principios de 1950. El mando -extraoficialmente
llamado “Lazy Bones” (~para vagos)- usaba un cable para
conectarse al televisor. Y solo a principios de los años 80, cuando se desarrollaron
los semiconductores para emitir y recibir radiación infrarroja, los mandos a
distancia fueron gradualmente cambiando a esta tecnología.

Las notas consultadas también dan cuenta del impacto del
invento en los tele-espectadores, al permitir el llamado zapping o zapeo: “Esta
innovación provoca que la relación espacio-tiempo cambie y se generen el hábito
de cambiar de canal durante la publicidad”, “para evitar esto las televisoras
usan diversos métodos como reiniciar inesperadamente el programa o poner una
cuenta regresiva (como hacen algunas televisoras estadounidenses).”

Recapitulando: como tantos otros, el invento estuvo
relacionado con la actividad militar, está en la dirección de controlar algo “con
la mente”, fomentando la pereza, madre de casi todos los inventos. Pero me interesa
resaltar la maravillosa arma del zapping. Porque, el inventico no sólo nos
permite encender y apagar el aparato desde la cama o el cómodo sillón, nos
permite aumentar o disminuir el volumen, y hasta sumir en el más absoluto
mutismo al ruidoso aparato (no en vano la tecla indicada se llama mute). O aprovechar los comerciales para
saltar de un canal a otro, a ver qué se encuentra.

Lástima que no todas las cadenas tengan el amable detalle de
indicarnos cuánto tiempo durará cada franja comercial. Cuando lo tienen, y uno
está decidido a seguir viendo el mismo programa, se puede calcular si el lapso
de comerciales nos permite ir al baño, servir un tinto, hacer algunos
abdominales o mirar a las vecinas desde el balcón.

Si se cuenta con el servicio de televisión digital, el
control remoto puede usarse también para ver simultáneamente varios canales, en
el modo de mosaico. Uno puede escuchar a Flavia, hablando de sexo, mientras
mira al curita con cara de bobo del canal vecino. O escuchar a Uribe hablando
de “democracia de opinión” mientras se mira las tetas y las nalgas de las
chicas que cantan y bailan en otro canal. Las combinaciones son casi infinitas.

Y el futuro cercano cumplirá en sueño implícito en los
términos de su inventor: la telequinesis o el movimiento con el pensamiento. Ya
están probando los controles ejercidos sólo con ondas surgidas del cerebro.
Quisiera imaginarme las futuras peleas de cónyuges y parejas por el control del
aparato, con mera energía neuronal…



[1] Otra fuente en Wikipedia atribuye
la invención a un español, diez años después de Tesla: “En 1903, Leonardo
Torres Quevedo presentó el telekino
en la Academia de Ciencias de París, acompañado de una memoria y haciendo una
demostración experimental. En ese mismo año obtuvo la patente en Francia,
España, Gran Bretaña y Estados Unidos. El telekino
consistía en un autómata que ejecutaba órdenes transmitidas mediante ondas
hertzianas; constituyó el primer aparato de radiodirección del mundo, y fue un
pionero en el campo del mando a distancia. En 1906, en presencia del Rey y ante
una gran multitud, demostró con éxito el invento en el puerto de Bilbao al
guiar un bote desde la orilla; más tarde intentaría aplicar el telekino a proyectiles y torpedos, pero
tuvo que abandonar el proyecto por falta de financiación”

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s