Diario de Mister Gardiner (15)

Un día en
la vida de Mister Gardiner



Despierto con los rayos del sol.
Preparo mis dos tazas de café. Salgo con el perro a caminar por la
rivera del río. Siento una pequeña alegría cuando encuentro las
cáscaras partidas de los huevos de los pájaros. Si el agua del río
baja limpia o caudalosa también me alegro, pero no es lo normal.

Últimamente el perro se cansa y
regresa sólo a casa, mientras yo termino mi itinerario y hago algún
ejercicio. En este caminar he conocido un poco de gente. Casi todos
mayores o viejos. Mujeres y hombres casi
todos entre los 50 y los 80 años. Una fauna variada de temperamentos
y personalidades. Hay el viejito conversador que siempre busca con
quien caminar y comentar los chismes del día anterior, el cincuentón
que hace ejercicios de músculo en los derruidos barrotes de madera
del parque, la cuarentona que se para en un pilar a hacer movimientos
de tijera, abriendo y cerrando las piernas y la viejita que le da
como veinte vueltas al bosquecillo, con trotecito menudo.

Regreso a casa. Me baño y preparo el
desayuno. Leo mis correos y leo algo de prensa en la red. Voy al
trabajo, si es necesario, o hago mis tareas académicas en casa. Al
mediodía veo el telenoticiero, no todo, porque ya dura como dos
horas. Si no hay afán de salir, tomo una siesta. Luego voy al
trabajo o me quedo en casa leyendo o
escribiendo.

Al atardecer vuelvo a salir con el
perro, más por sus necesidades que por las mías. Me despeja el
cerebro estirar las piernas y ver los verdes del parque y los azules
del cielo. Regreso a casa y preparo una bebida caliente, casi siempre
aguadepanela con algo, jengibre, hiervas, té. Ojeo algún
libro o escucho la radio mientras empieza el noticiero de las 7 p.m.
Vuelvo a escuchar las mismas noticias, con algún ingrediente nuevo.
Veo “El desafío. La lucha de las regiones” (cuyos
protagonistas
me parecen más héroes que los que se dan plomo
y más honestos que los jugadores del mundial de fútbol). Empato con
los noticieros internacional y nacional de CM&
y con la última emisión del noticiero de Caracol y, si el cansancio
no me rinde, veo El Radar.

Haciendo las cuentas, en
un día normal, veo como siete horas de TV. Tendré que hacer algo al
respecto.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s