Chao Beto


Chao, Beto.

Lo primero que me gustó del cachorro, que era bello como todo
animal nuevo, fueron sus pecas cafés y negras sobre el fondo blando -como casi
todos tienen uno o dos colores, un animal con tres colores es más interesante. Beto
nació en una finca del Cauca y llegó a La Buitrera de Cali, donde tuvo una
corta y feliz infancia. Aprendió a corretear pájaros y gatos y a huir del perro
negro del vecino.

Luego vivió en una casa con gran solar y aprendió a caminar
con cadena y a no gruñir a los perros, ni olisquear y lambetiar a las perras,
del vecindario. Adquirió la manía de ladrar a los gatos que correteaban por el
tejado y se le creó un reflejo condicionado: ante la palabra “gato” salía
corriendo al patio a ladrarle a los gatos, aunque no estuvieran. También
adquirió una habilidad particular, la de sentarse en una silla o butaca,
montando el rabo y los cuartos traseros, dejando las piernas delanteras
apoyadas en el piso. Lo aprendió tras un largo proceso de ensayo y error
sondeando los límites de la prohibición del amo de subirse a las camas y
sillones (primero, la cabeza…luego el rabo, luego las patas…podría hacerse
un ensayo de psicología moral del perro con este proceso).

Finalmente, Beethoven (Beto, para los amigos), Tico o
Colita, como también se le llamaba, llegó a vivir a una casa con mínimo de zona
verde –apenas un metro cuadrado con arbusto de dos metros y un poco de materos
inalcanzables, así que le tocó aprender a aguantar sus necesidades hasta las
salidas de la mañana y la tarde. Aprendió. Eso sí, adquirió dos nuevas manías
(que son inversamente proporcionales a su espacio vital): la de subirse en las
noches a dormir en los sillones y la de revolcarme la cama cuando yo estaba
ausente. Tocó ponerle cubiertas a los sillones y cerrarle las puertas de los
cuartos. Pero aprendió cosas nuevas (ya sabía indicar cuando tenía sed o hambre
y cuando tenía prisa por salir, y sabía sentarse como un cristiano), aprendió a
caminar suelto, sin molestar perros, perras, gatos o vecinos.

Beto era pues, fuerte (podía tumbar de un jalón o de un
abrazo a cualquier adulto mal parado), grande (no el típico cazador enano,
tenía algo de los cazadores altos que vemos en la pintura renacentista
europea), inteligente (por su habilidad para comunicarse e interpretar los
gestos y gruñidos de sus amos), bello (“ayyy tan lindo” decían las chicas a su
paso, “sí, pero tan grande…” respondía la beata de la vuelta), virgen (nunca
tuvo novia, ni nada de aquello, excepto su propia felatio), apegado (sufría
mucho cuando nos ausentábamos de su lado por algún tiempo), agradecido,
cariñoso, calmado, manso (nunca mordió a nadie y le pegaban hasta los perros
chiquitos), y mucho más.

Todo un dechado de nobleza (parece extraño que podamos
reconocer la nobleza de los animales, no sólo de los domesticados, y que
paralelamente podamos justificar su maltrato por razones rituales o de simple
jolgorio).

Chao, Beto. Te extrañaremos mucho.

Anuncios

3 comentarios on “Chao Beto”

  1. Mónica María dice:

    Ahhh tío no sabia que se habia ido, es duro desacostumbrarse… o a veces se cede a la tentación de tener un nuevo compañero.Chaooo Beto, todos ellos son grandes amigos, grandes personajes.

  2. Pedro dice:

    Sí Monik, todavía no me acostumbro a no verlo… fueron más de once años de tenerlo… Creo que vos entendés bien esto.

  3. ana betty dice:

    "Aquellos que han profesado afecto a un perro fiel y sagaz no necesitaràn explicaciones de la naturaleza o intensidas de los goces que eso puede producir. En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sì mismo, hay algo que llega directamente al corazòn del que con frecuencia ha tenido ocasiòn de comprobar la amistad mezquina y la fràgil fidelidad del hombre natural" E.A.POE


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s