Crítica publicitaria XXI

Crítica publicitaria XXI:

1. Lo bueno de los malos: Beber paga

Los licores pagan la mejor publicidad, así lo veo. Johnnie Walker hace un comercial que empieza con un hombre que camina y piensa. Parece un hombre común, un vecino cualquiera, pero el relato termina revelando a un exitoso diseñador. Buchanan’s (Forever) presenta un comercial que hace apología del valor de las palabras, de su influencia en las relaciones de cada uno con los demás. Ambos de impecable factura: imagen, narración, sobriedad. Ambas se dirigen al auditorio con un argumento edificante: en el primero, el hombre común puede ser como el hombre de éxito (es lo que Perelman llama el argumento por el “modelo”, que muestra a alguien como digno de ser imitado); en el segundo, se invita a valorar las propias palabras y su influencia positiva en las relaciones humanas. Se trata de asociar la marca con la promoción de valores ligados a la autorrealización del sujeto en la sociedad. Para compensar los aspectos negativos del consumo de licor (“la droga más peligrosa”), se muestra a la marca como promotora de la oferta de autorrealización del individuo en la sociedad actual.

La publicidad de la cerveza Club Colombia se aproxima a veces a este modelo de los licores importados, pero pocos comerciales colombianos logran esa calidad.

Nota bene: Ignoro quiénes son los dueños y socios capitalistas de las empresas que pagan estos comerciales. Esto, amén de candidez, me da una ventaja. Puedo ser imparcial, pues para mí todos son igualitos. Trato de juzgar el comercial (y por ende al publicista) no al que lo paga.

2. Lo malo de los feos: ¿le emociona visitar un estudio de tv?

Las programadoras de televisión (¿o es la CNT?) hacen una especie de consulta o encuesta sobre las emociones de los televidentes. Hicieron primero una campaña de lanzamiento en la que diferentes personas reaccionan con diferentes estados de ánimo frente a lo que ven en la tele. El publicista le agrega el nombre de la respectiva emoción y un muñequito, una especie de “emoticon” que la representa. Unos días después se lanza la consulta. La gente debe identificar su emoción en el momento en que aparezcan los muñequitos y comunicarla a la empresa consultante. El premio: poder visitar las instalaciones de alguna cadena de televisión.

No creo que la cosa funcione. Primero, ¿qué se pretende identificar? ¿Qué la gente se alegra en sábados felices, se estresa con los noticieros y se deprime o aburre con las telenovelas? Eso ya lo sabíamos. Por otro lado, las emociones humanas son innumerables y complejas, y en media hora podemos sentirnos de muchos estados de ánimo. Entre los maniacos que se ríen con todo y los depresivos a los que todo los aburre hay mil posibilidades más. Y la capacidad de nombrar lo que sentimos es una cosa de cultura, de conocimiento de los recursos del idioma. Hay más emociones que emoticones.

Cola de dragón:

– Ahora que los gobiernos de Colombia y Venezuela andan en buenas migas, ¿será que nuestras cadenas de cable vuelven a conectar Telesur? Lo raro es que algunas cadenas la sostuvieron casi todo el período de Uribe, y le eliminaron cuando llegó Santos.

– El formato del nuevo canal de TV de El Tiempo, ET, está interesante. Se parece al de algunas cadenas gringas como Foxnews o Bloomberg. Al menos sabe uno donde consultar la hora. Además contrataron a Clara Belisa Calderón, bella y profesional, y a otras beldades (espero que no las pongan a decir mentilas).

– Todo lo contrario de Cable Noticias, que en vez de mejorar su grupo de presentadoras le ha dado un espacio a José Obdulio.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s