¿TV nacional o extranjera?

¿TV nacional o extranjera?
– Finalmente, parece que la campaña de la Comisión Nacional de Televisión (CNT) que yo tomé como el anuncio de una encuesta sobre los gustos y las emociones de los televidentes, terminó siendo una promoción de la televisión nacional; que es lo que anuncia el último slogan: “Siento por ciento con la televisión colombiana”. Si no estoy otra vez equivocado, esto significa que los empresarios colombianos de TV han caído en cuenta de que los canales de las cadenas de cable les están robando la clientela. Mis hijos, por ejemplo, prefieren las comedias de Sony entertainment o los seriados de la Warner a cualquier producción nacional.
Todo ello me sugiere la pregunta ¿es preferible la producción nacional a la extranjera, casi toda gringa? La respuesta dependerá de géneros, gustos, estratos, edades, etc. Pero eso no me impide lanzar mi punto de vista y mis conjeturas. Intentemos la comparación en tres géneros televisivos: las noticias, el entretenimiento (el humor) y la información cultural.
Si uno quiere estar enterado de lo que las programadoras emiten como noticias nacionales, tiene opciones de sobra. Creo que las preferencias del público son inversamente proporcionales al número de emisiones: están en el máximo rango los noticieros que se emiten sólo los fines de semana (Noticias Uno), seguidos por los que se emiten una vez al día (CM&), luego los que emiten tres o cuatro veces al día (RCN, Caracol) y, en el último lugar, los que emiten noticias las 24 horas: Cable Noticias; NTN-24 y ET). Creo que esto es así porque la mayoría de la gente, sobre todo los jóvenes, consideran los noticieros como algo deprimente; o no tienen tiempo para ver más de uno al día, o a la semana. Pocos masoquistas nos aguantamos tres o más noticieros al día.
Pero si de lo que se trata es de enterarse de lo que pasa en el mundo o en el continente, la gente preferimos noticieros como CNÑ, TeVe española, Telesur, o las cadenas que emiten en otros idiomas. Aunque la gran mayoría se contenta con el resumen que hacen los noticieros nacionales.
En el caso del entretenimiento ya dije que los jóvenes prefieren las comedias y series extranjeras a las colombianas. Y esto no es nuevo, ¿acaso no crecimos los ahora mayores viendo series como Misión imposible, Viaje a las estrellas, Perdidos en el espacio, etc., y no reíamos con los Beverly Ricos, los Picapiedra, y el show de Benny Hill? ¿Qué ofrece a cambio la tv nacional? Telenovelas (al principio muchas eran mejicanas y hasta venezolanas), series truculentas y escabrosas sobre la mafia nacional y, en lo humorístico, el eterno –y ya casi agotado- Sábados Felices y los Reencauchados de NP& (que todavía no alcanzan el nivel al que llegaron Zoociedad y “Cuac, el noticero”).
En el caso de la cultura, la gente que dispone de la televisión de cable (ya pronto digital) sin duda reconoce la superioridad de la cadena de Discovery Channel o History Ch. sobre cualquier producción nacional. Para ser justos, hay que reconocer el valioso esfuerzo de Señal Colombia y otras programadoras nacionales (Zoom, que recoge la producción universitaria) y regionales que, de forma variopinta, ofrecen cada vez más una programación cultural con identidad nacional. Porque del lado de las programadoras privadas, Caracol y RCN, la cultura brilla por su ausencia. Dos o tres golondrinas, en las emisiones nocturnas, no hacen verano.
Así que tienen razón los señores (y señoras) de la CNT, si no se ponen las pilas, el negocio de la tv nacional seguirá cayendo en picada.
Rabito de rana:
Para mí, con la salida de Julio Nava, se acabó la Granja Tolima. Si yo fuera Julio, demandaría a los realizadores del reality por las lesiones que el noble caballo le propinó en la mano y el rostro. La indemnización que pediría sería de, al menos, 300 millones, pues Julio era el más opcionado para ganar. Ya…, que gane Juan Pablo, que es un gran tipo; o cualquiera de las viejas arpías que allí quedan.
Otro rabito:
Miro de reojo a La Teacher de inglés. No está mal. Pero me parece que hay varios actores que no han hecho el tránsito del teatro a la televisión (como el que hace de hermano del señor Peinado) y se les olvidó (como Dora Cadavid). Es sabido que la caricatura y el chiste que no hacen reír, hacen el ridículo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s